Seleccionar página
La Linea App

Todo es poco cuando se trata de salvar vidas.

Los gatos son animales increíbles, independientes pero cariñosos, curiosos y de gran belleza, dormilones y juguetones, te hacen reír con sus travesuras y ronronean cuando están a gusto o te ven triste, se acomodan en tu regazo para darte una paz difícil de explicar a los que no lo han sentido nunca y son,  pequeños ángeles con bigotes, la mejor familia que se puede tener, con una gran personalidad y carácter que los hace únicos en el mundo animal.

Hay mucha gente que les hace daño, pero afortunadamente hay también otra clase de gente que los ayuda, que los saca de la calle, que les busca adopciones, que los salvan y los llevan al veterinario, que pasan horas y horas cuidándolos, alimentándolos y que  los llevan a la protectora o a sus casas, mientras se curan y se les busca un hogar calentito.

 

A veces son solo bebés de biberones, a los que hay que darle su leche cada dos horas hasta que aprenden a comer solitos, otras, son gatos abandonados, caseros que no sobrevivirían porque desconocen la maldad de la calle, y muchas veces, son gatitos rescatados porque están enfermos o han sido atropellados o maltratados.

Afortunadamente existen Asociaciones como Alma Felina- Gatos Prodean en La Línea, que funciona gracias a personas voluntarias,  pocas manos…, mucho trabajo y muchos animales necesitados, pero esta gente está hecha de una pasta especial  en las que no caben sus corazones,  que se desviven buscando recursos para sacarlos adelante.

Alma Felina  es una asociación sin ánimo de lucro nacida de un grupo de voluntarios ilusionados y con ganas de dar voz a los más desfavorecidos y olvidados en este mundo, los gatos. No reciben subvenciones, solo cuentan con asociados y donaciones esporádicas económicas o de alimentos, y, la inestimable colaboración y aportación de la asociación holandesa ANIMAL IN NEED. Tienen sus instalaciones en el Camino de Torrenueva – 99 de La Línea.

Este genial equipo de personas voluntarias, rescata y cuida a estos peluditos  hasta encontrarles adopción y hacer su seguimiento comprobando que viven felices en sus nuevas familias. Cuidan incluso a colonias callejeras mediante la esterilización para evitar camadas indeseadas o darles atención veterinaria si a alguno le hace falta. Colaboran en la búsqueda y rescate de mascotas que se han escapado o perdido para devolverlas a sus familias. Participan en eventos, concentraciones contra el maltrato, o concienciación a la ciudadanía…

Salvar una vida, salvar un ser vivo, es una satisfacción que solo conocen los que miran a los ojos de un animal rescatado, la mayoría de las veces sin recursos, sin leche para los lactantes, sin lejías para la desinfección, sin pienso o sin pipetas para la desparasitación… pero batallando con todas sus fuerzas, esta primavera llegaron a cuidar a la vez a 29 crías.

Una ingente labor que no estaría pagada con todo el oro del mundo, pero que ellos y ellas, los que allí los cuidan a diario, se llevan a veces a casa la satisfacción de una vida salvada, aunque otras veces, se van con un gran dolor en el alma si no ha podido ser, si no se ha rescatado o si algún animal muere a pesar de todos los intentos por salvarlo, entonces la rabia y la impotencia les hace creer que su trabajo no merece la pena, es en lo único que se equivocan, porque todo su esfuerzo siempre…, siempre merece la pena. Se quedan en sus corazones casos muy especiales que nunca olvidarán, pero que cuando se fueron y partieron hacia el arco iris en el cielo de los gatos, lo hicieron con el calor de unos brazos y el cuidado de esta familia que hizo siempre todo lo que se pudo por ellos, dándoles mucho amor y cuidados hasta el final de sus días. Por las noches, muchas estrellas brillan con sus nombres.

Esta raza de gente animalista lucha con dos manos y un gran corazón por ellos, así que cuando sufren  la maldad humana al rescatar recién nacidos arrojados en bolsas de basura en contenedores,  temblando en un rio  o en una caja en las puertas de sus instalaciones,  no lo pueden entender, ni tampoco ponerse en el lugar de quienes los abandonan, de quienes maltratan a estas criaturas indefensas..

Por eso cuando se dice adopta no compres, se está evitando que se críen determinados gatos que se venden como si fueran mercancía, muchas veces en criaderos ilegales, sin condiciones higiénico sanitarias adecuadas, y usando a una gata como máquina de criar toda su vida, a la que se abandona o se sacrifica cuando ya no les sirve. Se tiran animales a diario como si fueran juguetes rotos, hay muy poca concienciación y  respeto por esas pequeñas vidas. Adoptar es acoger en tu familia a un ser que te va a dar mucho más de lo que él recibe.

Tienen casos difíciles, muy difíciles a veces, con necesidad de ingresos en alguna clínica veterinaria y los gastos que conlleva, a veces desnutridos que necesitan comida especial, otras con roturas de huesos, algunos ciegos, paralíticos, otros heridos…, una lucha enorme que no acaba nunca, porque siempre tienen alguno en estas tremendas circunstancias, son las criaturas que más solidaridad necesitan, pero también son las que más amor y agradecimiento te devuelven con algún maullido.

Alma Felina nació de la idea de Natalia, Jesús y María del Mar con sus ganas, esfuerzo y trabajo, además de ellos el equipo está formado por Loli, Merci e Inma todos voluntarios. Gente como Antonio Carmona, Jose Luis Agis, Ana y Francisco entre otros, ayudaron en la reforma de las instalaciones en las que Prodean se encarga de los felinos. Sus teamings, Pablo el veterinario y su auxiliar Silvia, que cuidan y miman a los pequeños, y por supuesto la inestimable colaboración de Loes y Anke, que además de grandes personas se preocupan de buscar hogar  en el extranjero a los que aquí no se adoptan.

Esta Asociación felina es una gran familia, que busca recursos bajo las piedras para y por los gatetes, venden pegatinas y camisetas o recogen tapones…, cualquier  pequeña aportación salva vidas, y agradecen enormemente cuando hay algún amante de los animales que les lleva su saquito de pienso o un bote de leche a los peques y se acercan a saludar a los felinos,  lo agradecen enormemente, porque una fría jaula no es lugar para ningún ser vivo. Son pequeños y sabios seres que miran con ojos agradecidos y viven compartiendo jaulas con muchos gatitos.

No disponen de fondos para abarcar todos los gastos de alimentación y cuidados, por eso es necesaria la ayuda, la solidaridad, les ponen voces a los sin voz,  necesitan nuestro apoyo, nuestra colaboración, personal voluntario,  donantes para los gastos, toda ayuda es poca…,  Alma Felina- Prodean se merece que colaboremos de alguna forma, porque los gatitos nos necesitan, porque esta gente se deshace a diario por ellos, porque somos responsables de sus abandonos o de no castrarlos, porque son seres vivos que comen y que necesitan atención veterinaria, higiene y cuidados, porque su nombre, Alma Felina, define a todas y a cada una de estas personas de este gran equipo, que hacen lo imposible cuando miran dentro de un animal que les necesita y no saben decir que no.

Si quieres echarles una patita:

INFORMACIÓN para colaborar como voluntario/a o con donaciones:

FACEBOOK: https://www.facebook.com/Alma-Felina-Gatos-Prodean-816824041765520/

TWITER: https://twitter.com/almafelinagatos

INSTAGRAM:  https://www.instagram.com/almafelina2016/

-Para adoptar: mensaje privado a través de Facebook o un e-mail a almafelina@outlook.es .

– Mediante transferencia o ingreso a la cuenta de la Asociación:
ES60 2100 8508 5702 0008 3593

– Haciendo tu donación a través de paypal: almafelina@outlook.es

-Teaming: colabora por 1€ al mes: www.teaming.net/almafelina

Sin solidaridad, sin colaboración, no es posible ayudar a todos los gatitos, no es posible salvarlos, colabora, adopta, apadrina,  o haz alguna aportación económica, dona pienso, lejías, arena, pipetas, toda ayuda es poca cuando se trata de salvar vidas… y si quieres ser más feliz, adopta a un felino.

 

La protectora Alma Felina, un ejemplo de buen hacer salvando animales
5 (100%) 4 votes