Menú
La Linea App

Por fin han terminado las Navidades, el Fin de Año y los Reyes…, para muchas personas y animales ha sido un verdadero suplicio como cada año, en el que tenemos que soportar que la diversión de unos cuantos sea costa de todos los demás.

Personas que tenemos problemas de salud, de oídos, taquicardias, etc… niños con autismo que se tapan sus oídos queriendo escapar del ruido que los atormenta, personas mayores enfermas que ven perturbado su descanso, bebés que se despiertan llorando porque se asustan del infierno de la pirotecnia indiscriminada, animales perdidos huyendo, muertos atropellados o por ataques de corazón o epilepsias, o tirándose al vacío por para huir como la pequeña KIRA que falleció en Navidad en Algeciras, perritos lastimados en uñas y dientes intentando huir de sus propias casas, gatitos callejeros sacrificados con un petardo en la boca, o mutilados por colgárselo como un collar en el cuello y muchos que aún no han aparecido para desesperación de sus familias, algunos no, otros están enfermos gracias a las manos de seres sin alma.

Comentaba un grupo de extranjeros que han venido a pasar las fiestas a España, que donde estaban parecía que había estallado una guerra, y que ya no vuelven más.

Asistí a una discusión entre una pareja y otra madre porque su hijo reventó un petardo cerca del carro de su bebé, la madre lejos de disculparse dijo “pues a mi hijo le compro yo los petardos para que se divierta, si quieres me denuncias pero voy a seguir haciéndolo”, eso fue el día después de que un niño en Jaén perdiera una mano por un petardo.

La ordenanzas de los ayuntamientos son variopintas, en Algeciras solo se permitían la noche del 24 y del 31 de 23h a 1h, pero nadie ha controlado que eso se cumpla, y días antes, días después y a todas las horas del día los petardos y tracas han estado castigándonos en nuestras propias casas, e incluso sobre nuestros coches.

Petardos, cohetes, tracas y artilugios peligrosos en manos de menores, y algunos no tan menores, que se venden impunemente en cualquier sitito sin control, especialmente en tiendas de chinos sin garantías ni seguridad.

 

Gente maleducada y sinvergüenza que en vez de enseñar a sus hijos valores y respeto les dan pirotecnia para que se rían un rato a pesar del peligro que corren ellos mismos, a pesar de las molestias que causan a la mayoría de ciudadanos y el dolor y miedo a nuestras mascotas y animales callejeros.

Hay países y ciudades que lo prohíben totalmente, pero claro, estamos en España, aquí a lo mejor se prohíbe algún día, pero aunque lo hagan siempre habrá salvajes que incumplan estas prohibiciones porque lo primero son sus ratitos de risas y juegos peligrosos.

A ésta gente les digo que no sé qué generación de niños y niñas estamos criando, pero lo que tengo claro es que no son ellos los culpables, sino sus padres y la poca educación y civismo que les dan. Por eso también hay jóvenes y mayores que siguen riéndose del dolor ajeno y  del daño que causan sin sentir la menor empatía.

PD: Por Kira y todos ellos, siento que las imágenes puedan herir la sensibilidad, pero es la dura realidad…

 

 

Mª del Pilar García Victorio

Malditos petardos por Mª del Pilar García Victorio
4 (80%) 2 votes