Menú
La Linea App

   Alicia Domínguez Arcos es muy conocida en el ámbito musical de La Línea, pertenece a la tercera generación de una saga de artistas linenses dedicados a la música.

Comenta lo privilegiada que ha sido al nacer en el mundo de la música y estar rodeada gracias a su padre y a su abuelo, que ya en ese aspecto estaba todo hecho por su parte, viviendo momentos con todo el arte en La Línea de la Concepción. Nació viviendo dentro de un ambiente, con mucha vida social,  pero para ella era algo del que no me percataba y muy natural.

Comenzó en la música de manos de su padre con tan solo tres años, iniciándose en el estudio del solfeo con el(progreso musical) entonces, gran libro  y el clarinete el Klosé, ya con cinco años estaba en el 2º año de lenguaje musical y el clarinete. Su padre le explicaba de tal forma que muchas veces su madre le decía. Antonio por favor no se lo expliques así que la niña no sabe leer…o sea que eso se le quedo… Resultando que sabía leer solfeo, música, tocaba el clarinete,  pero no sabía leer.

Se examinó de todos sus estudios  de música, por libre en el Conservatorio de Música de Madrid, lenguaje musical, armonía, historia de la música, contrapunto, etc…Canto. Y con los instrumentos, clarinete, saxofón, flauta travesera y como complementario piano. Luego se incorporó al Conservatorio en La Línea, y  empezó a saber cómo es un día a día…No era lo mismo estudiar en casa y el examen en sí. Que tener unas clases diarias.

Con un teclado Yamaha y sus compañeros de la banda se formó el primer grupo con el nombre “Fascinación”, siendo todos los componentes de La Línea.  Pagan en ese momento como alcalde de La Línea, le dejó inaugurar el grupo en la Casa de la Cultura, con temas de Los Rocking Boys.

En esta época hacía las músicas de teatro que interpretaba Antonio Pino y Carlos, para registrarlas en la SGAE, bien para Bely Moya, Denis Valerga, etc.

Nunca dejando de estudiar y de examinarse. Siempre intercalando estudio y trabajo.

La S.G.A.E le hizo autora compositora, y volviendo a tiempo pasado,  impartiendo clases de piano, de solfeo, de instrumentos de viento, y comenzó a componer y sobre todo a tomárselo en serio.

Es socia con derecho a voto en la Asociación de Artistas Españoles en el cual estuvo reunida en Sevilla.

También es socia con derecho a voto en la Asociación de Mujeres Compositoras Españolas.

Además de ser desde 1997 de la Sociedad General de Autores Españoles y desde el año pasado de la Asociación Autores de Música Asociados de España.

Su primer reconocimiento al recuperar el “Patrimonio Musical de Riaza, fue en ese bello pueblo de Segovia, el cual le invitaron pasar sus fiestas ese año.

Tiene ya 61 temas en la Biblioteca Estatal de Alemania, además de haber participado en el Concurso de Composición Internacional de ese precioso lugar. Poder disfrutar con la organización que no han sido otros que músicos y compositores y alumnos del propio Carl Orff,  gente con un alto nivel musical, disfrutar de todos ellos y de todo lo que implicaba el certamen.

Es socia de la Asociación de músicos profesionales de España.

Alicia continua trabajando con proyectos musicales, y siempre poniéndole muchas ilusiones.

La linense Alicia Domínguez Arcos ha sido incluida como compositora española del siglo XXI en la Biblioteca de las Artes de México, tras participar en el V Concurso Internacional de Composición Musical del Museo Iconográfico del Quijote, en Guanajuato.

Cuenta en su haber con unos 300 temas, entre los que se encuentran los himnos a varias entidades de la ciudad, además de cuatro libros, habiendo recibido felicitaciones incluso de SM La Reina Doña Sofía por su tesis sobre “Los beneficios de la música en las enfermedades neurológicas”.

El pasado mes de julio, Alicia Domínguez presentó a nivel local su libro “Pasodobles”, en el que dedica especial atención a las barriadas linenses y al propio Museo Cruz Herrera, destacando también su aportación bibliográfica sobre las “Marchas Procesionales”.