Menú
La Linea App

Se reclama una reunión con la presidenta de Diputación y garantías de que los trámites y obras necesarios se acometerán en fechas próximas. Así mismo se insiste en la reclamación de que la gestión de la residencia sea completamente pública.

 

La Mesa de Trabajo por La Línea, espacio unitario de cooperación entre colectivos sociales, sindicatos y partidos locales ha retomado su actividad tras el periodo estival y tres han sido las materias debatidas. Residencia de mayores, reclamación de singularidad y situación del Brexit.

Sobre la primera de ellas, la Mesa por unanimidad ha acordado reclamar una reunión urgente con la presidenta de la Diputación de Cádiz, Irene García, para que de garantías de que las obras comienzan prontamente. En opinión de la Mesa el ente provincial ha dilatado los plazos más allá de lo necesario. Una dilación que perjudica a los más mayores de la ciudad, que llevan ya dos años y medio sin plazas públicas de atención a este colectivo en una ciudad del tamaño de La Línea.

Es importante recordar que la Diputación cierra la residencia pública de mayores ubicada en San Bernardo en marzo de 2017 con la oposición de los trabajadores y de la ciudadanía linense, en un clima de profundo rechazo a la medida. Sin embargo el cierre no conllevó mayor conflictividad social bajo la promesa, arrancada por la Mesa de Trabajo, de construcción de una nueva residencia de carácter público. Un compromiso además votado y firmado en el Pleno de la Diputación por el PSOE y PA, entonces en el gobierno, además de IU y Podemos y que incidía en la necesidad de que el servicio mantuviese una gestión enteramente pública.

Justamente sobre este punto, la Mesa de Trabajo vuelve a insistir en que la reclamación social mayoritaria de la ciudadanía linense es que la nueva residencia de mayores sea gestionada directamente desde la administración pública competente, que es la Diputación de Cádiz. Una cuestión a la que se comprometió la entonces y hoy aún presidenta del ente, Irene García. Este recordatorio se hace ante los temores y sospechas de que el gobierno provicial quiera privatizar este servicio, entregándoselo a alguna entidad privada.

Por último, la Mesa de Trabajo también ha debatido sobre las próximas medidas de reivindicación de la singularidad de La Línea, así como la incipiente salida de Reino Unido de la UE, que en las últimas semanas ha mantenido en vilo a la ciudad y sus trabajadores en Gibraltar ante la posibilidad de ser abrupta. Desde la Mesa se insiste en reclamar un estatus de singularidad para la ciudad, pues cómo evidencia el Brexit, nuestra condición de frontera con Gibraltar influye de manera determinante el desarrollo presente y futuro de La Línea. Sobre el Brexit, se espera que Junta y Gobierno Central tengan especial sensibilidad con La Línea a la hora de aprobar medidas ante todos los posibles escenarios de Brexit. En cualquier caso, desde la Mesa se está trabajando para iniciar protestas en próximas fechas.